EL DISCURSO DE HAFIZ RASEKH EN LA TERCERA CONFERENCIA CONJUNTA DE LOS MOVIMIENTOS PROGRESISTAS DE PAKISTÁN Y AFGANISTÁN

EL DISCURSO DE HAFIZ RASEKH EN LA  TERCERA CONFERENCIA CONJUNTA DE LOS MOVIMIENTOS PROGRESISTAS DE PAKISTÁN Y AFGANISTÁN

Queridos y eminentes amigos!

En primer lugar, en nombre del Partido Solidario de Afganistán, quería agradeceros haber aceptado nuestra invitación, asumiendo muchos problemas para venir a Afganistán y para asistir hoy a nuestro círculo.

Hoy en día Afganistán está enfrentado a dos enemigos peligrosos:

Primero, Estados Unidos y sus aliados como enemigos extranjeros quienes han violado la independencia y la integridad territorial de nuestro país, intentando extender y fortalecer sus objetivos estratégicos, y el segundo, sus sirvientes obedientes fundamentalistas partidarios y talibanes quienes no valoran como mínimo el hecho de ser libre, la humanidad, la dignidad y el patriotismo y seriamente están ocupados en despellejar a nuestro pueblo.

Yo por mi parte, quiero discutir brevemente respecto a fundamentalismo y terrorismo, lo que originalmente obstaculiza el desarrollo de movimientos progresistas, no sólo en Afganistán, sino también en la región y el hecho de que estos movimientos se sitúan al servicio de la colonialización, porque conocer la naturaleza de este movimiento propagador de ignorancia para la percepción de obstáculos ante el progreso y el papel apreciable de la mujer en la sociedad, es básico para nuestro debate y tiene mucha importancia.

Aunque sabemos que éste es un debate grande y con tan poco tiempo que tenemos no se puede tratar en todas sus dimensiones. El asunto más importante, en este caso, es el comportamiento inconsciente y no inteligente de un número de movimientos revolucionarios y democráticos que subestiman la naturaleza y la ideología reaccionaria del fundamentalismo únicamente engañados por sus lemas, aparentemente anti-norteamericanos, y han optado por la política de colaboración y defensora de ellos. Pero yo intento enfocar más en el tema del fundamentalismo cuyo fruto es el terrorismo, durante esta ocasión que me ha sido concedida.

Estados Unidos para lograr sus objetivos económicos, políticos y estratégicos, sobretodo en las regiones petrolíferas del Oriente Medio y los países islámicos presentes, están dispuestos a negociar con cualquiera de los movimientos oscuros fundamentalistas y reaccionarios en los que hace años invirtieron y hoy en día utilizan como sus esclavos.

1953: Said Ramazán (el segundo por la derecha), yerno de Hasan Albana
1953: Said Ramazán (el segundo por la derecha), yerno de Hasan Albana, ministro de Exteriores de los Hermanos Musulmanes, en la Casa Blanca con Eisenhower, presidente de EEUU. Los documentos revelados demuestran que Said Ramazán fue nombrado por la CIA.

Es una realidad histórica que los diferentes tipos de fundamentalismo, sin apoyo serio y ya planteado por parte de imperialistas, sobretodo el imperialismo norteamericano, no hubiera podido extenderse y penetrar en la región grande del Oriente Medio-Mar Índico. Es digno de mencionar que, los Estados Unidos años atrás, después de la reunión exitosa del Frente Aliado de países no alineados asiáticos y africanos en la Conferencia de Bangdung en 1955, decidió constituir una Conferencia Islámica mediante sus cómplices fieles como Pakistán, Árabe Saudí etc, para evitar el reforzamiento y desarrollo de movimientos libertarios en países del Tercer Mundo como una columna de resistencia auténtica y fuerte ante sus dominios y que a cambio prepararan las condiciones para la influencia y extensión del fundamentalismo, sobretodo, en el Oriente Medio.

La historia de los Hermanos Musulmanes, es el mejor ejemplo para esta reclamación. En la década de 1920, en Egipto, esta Organización fue creada con la colaboración de agentes ingleses y del Palacio de Malek Farooq con el objetivo de evitar el desarrollo del movimiento democrático y laico de Wafd. Los Hermanos Musulmanes en este caso, en las décadas de 1930 y 1940 lograron éxitos de manera considerable, debilitando al movimiento Wafd en aquella época. En la década de 1950, la aparición del naserismo, no sólo paralizó las actividades de los Hermanos Musulmanes en Egipto, sino que evitó significativamente la influencia y aparición de ideas anti-nacionalismo y anti-igualitarismo de ellos en los países árabes. Después de la muerte de Naser y toma del poder por Anuar Sadat, los expertos y activistas hermanos musulmanes quienes habían sido entrenados durantes años por la CIA en Arabia Saudí y en Pakistán, volvieron a Egipto y empezaron sus actividades contra los restos del Partido Comunista de Egipto y los nacionalistas naseríes.

Hoy en día, el mundo sin duda sabe que todos los partidos fundamentalistas afganos fueron creados y reforzados por la CIA con la financiación de Arabia Saudí y la tutela del ISI de Pakistán con el fin de combatir el “peligro del comunismo” ruso. El reforzamiento del fundamentalismo en Afganistán es un gran crimen contra la Humanidad y sobre todo, contra los afganos y el principal culpable es el gobierno sangriento norteamericano.

De derecha a izquierda: Milton Bearden (Responsable de la CIA en Islamabad), Richard Karn (Asistente/Vice presidente de la CIA)
De derecha a izquierda: Milton Bearden (Responsable de la CIA en Islamabad), Richard Karn (Asistente/Vice presidente de la CIA), Robert Oakley (Embajador norteamericano en Islamabad), General Hamid Gull (Presidente de la ISI), Wiliam Wister (Presidente de la CIA), Rabbaní, Gulbuddín.
La imagen de arriba que muestra un encuentro clandestino de Gulbuddín y Rabbaní en 1988 con las autoridades altas de la CIA y ISI, ha sido tomada de un libro llamado, “El Enemigo Principal”, escrito por Milton Bearden. Milton desde 1986 hasta 1989, fue el responsable de un centro importante de la CIA en Asia situado en Islamabad. Él coordinaba el envío de las ayudas norteamericanas a los fundamentalistas afganos. Los partidos fundamentalista afganos, sobretodo, el Partido Islámico dirigido por Gulbuddín y el Partido Jamiat Islámico, durante la Guerra Fría, se contaban entre los principales criados de la CIA y recibían la parte principal de ayudas norteamericanas. Éstos, tenían una relación profunda con la CIA y la ISI y de acuerdo con las órdenes de ellos llevaban a cabo sus actividades. Hoy en día, estos partidos anti-nacionales y traidores mantienen sus hilos con los servicios secretos extranjeros.

La aparición del fenómeno talibán, como el crecimiento de una seta, también era la continuación de un proyecto conjunto de Estados Unidos y Inglaterra con sus aliados regionales para preparar la eventualidad de invadir Afganistán de una manera tranquila y legítima. Hoy en día, el mundo es testigo de la buena realización de esta misión por los talibanes. La nación que a lo largo de su historia brillante se opuso a cualquier invasión defendiendo su tierra, esta vez ante la ocupación militar norteamericana y de más de 40 países, al principio no mostró ningún desacuerdo y reacción.

Para su dominio, la CIA no sólo en Afganistán opta por crear movimientos medievales, sino que en todo el mundo los Estados Unidos preparan el campo para la creación de regímenes religiosos y la incorporación total de la religión en el gobierno para exportar el fundamentalismo en el mundo.

Las fuerzas invasoras norteamericanas han defendido totalmente la extensión de la influencia y el dominio de fundamentalistas como Nurí Almalekí y Ayatulla Hakim, provocando la división de la ciudad de Bagdad en dos partes, barrio de chiítas y barrio de sunitas.

En Irán cuando la CIA dedujo que, en la Revolución de 1978 los movimientos progresistas tenían la sartén por el mango y era probable que lideraran la revolución, conspirando con el servicio secreto francés, emplearon a Jomeiní trasladándolo respetablemente en un avión a Teherán con el fin de imponerlo al pueblo iraní y apartando a los movimientos progresistas de la escena y provocándoles golpes fuertes. Y en la actualidad hace más de tres décadas que está negociando clandestinamente con el régimen vampiro de Wulayate Fuqeh.

Después de los levantamientos masivos que forzaron la destitución de la dictadura de Hosni Mubarak en Egipto, tomaron el poder los Hermanos Musulmanes con el apoyo y conspiración de Estados Unidos y han sido aliados de Mursi en la represión de este pueblo. No obstante, el pueblo egípcio muy pronto se ha dado cuenta de que después de liberarse de la dictadura de Mubarak han ido de mal a peor, es decir, en la dictadura y ignorancia del fundamentalismo por lo que hoy se han levantado contra ello.

En Túnez y Libia, bajo el apoyo y liderazgo norteamericano, los fudamentalistas de la naturaleza de Al Qaeda tomaron el poder y están ocupados reprimiendo al pueblo.

En Siria, los opositores de Asad reciben dinero y armas de Estados Unidos, incluso han favorecido el campo para que el grupo de Al Qaeda destruya este país. Estos movimientos negros, antes de llegar al poder, han empezado a aplicar las leyes talibanes. Aunque la gente del mundo recibe las noticias censuradas de los medios de comunicación occidentales, no obstante, se puede llegar a comprender mediante éstas el balance de brutalidad de estas crias ignorantes estadounidenses.

En Turquía, el fundamendalista Erdogan, es un aliado fiel de Estados Unidos y hoy en día reprime el levantamiento de los turcos contra las políticas anti-laicas del Gobierno con la colaboración de Estados Unidos.

El régimen wahabí de Arabia Saudí, que es el régimen corrupto, el más reaccionario, el más déspota y el más anti-mujer entre los regímenes existentes en la Tierra, es apoyado por Estados Unido con uñas y dientes.

1988: Gulbuddín y Khales con Richard Kair, embajador estadounidense en Pakistán.
1988: Gulbuddín y Khales con Richard Kair, embajador estadounidense en Pakistán. En la época de la Guerra Fría, Gulbuddín era el más mimado lacayo entre otros sirvientes de la CIA y recibió más de 600 millones de dólares ocupando el primer lugar entre otros partidos fundamentalistas de Afganistán, así como, Jamiat Islamí y el Partido Unido Islámico fueron el segundo y el tercer buitres de la CIA.

En Palestina al principio del 1987, los israelíes a indicación de Estados Unidos, crearon la Organización de Hamás para debilitar los procesos democráticos y laicos dentro de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) y, al desarrollar los movimientos anti-nacional, anti-democráticos fundamentalistas, prácticamente, han tenido éxito en apuñalar por la espalda a la OLP desviándoles de su camino independentista.

También, Chechenia, Bosnia, Cachemira, Sudán, Yemen y ... por haber caído en las garras de las crías fundamentalistas norteamericanas se han convertido en un lugar de ignorancia, en un campo de batalla y en una barbaridad. En resumen, no conocemos a ningún grupo fundamentalista perteneciente a cualquier religión y secta religiosa en todas las partes del mundo que de alguna manera no tuviera el ombligo enlazado con el de Estados Unidos y que este país no se hubiera aprovechado de ellos para llevar a cabo sus objetivos diabólicos.

El fundamentalismo religioso no se limita, exclusivamente, a los musulmanes y a los países islámicos. Hoy en día, somos testigos del desarrollo de diferentes tipos de fundamentalismo cristiano, judío, hindú, etc en el mundo.

Si investigamos a cada uno de ellos, como el fundamentalismo islámico, reciben apoyo y ayuda por parte de las potencias colonizadoras para hacer realidad sus fines.

Ahora veamos. ¿Qué es el fundamentalismo? Básicamente, el fundamentalismo es un fenómeno tradicionalista. Esta corriente reaccionaria niega cualquier modernismo. Al rechazar y/o negar la modernización, el fundamentalismo se adhiere a los movimientos anti-históricos, priorizando sus principios dominantes de cosmovisión por encima de la Historia, contándose invariables y estéticos.

El fundamentalismo religioso no es un fenómeno recién aparecido y continuamente en la historia se ha situado al servicio de las clases dominantes más reaccionarias. Los países como Irán, Iraq, Pakistán, Afganistán, Arabia Saudí y ahora Siria y el resto de países, son unos ejemplos y claramente han demostrado que para poder lograr sus objetivos, el imperialismo se apoya más en estos movimientos y para su extensión prepara el campo (o las condiciones).

El fundamentalismo y, sobre todo, el umat garai (los seguidores de un profeta) que define a una comunidad con su cultura, por supuesto, la cultura que se limita en una sola religión o secta religiosa, en realidad justifica la estrategia del imperialismo que intenta sustituir la “confluencia de las civilizaciones” por la contradicción entre países imperialistas “centrales” y los países marginales del Tercer Mundo.

El énfasis incondicional respecto al único umat (seguidor de un profeta) por parte de los fundamentalistas, subestima las contradicciones sociales objetivas entre el sistema mundial capitalista y las clases trabajadores mundiales en todos los aspectos de la vida o las niega totalmente.

Rabaní y Maulawí Khales con Reagan en la Casa Blanca
Rabaní y Maulawí Khales con Reagan en la Casa Blanca

El fundamentalismo sobretodo el islámico, en los campos sociales donde se enfrentan las contradicciones reales sociales y de clases, no tiene una figura seria. Ellos no sólo no dan importancia a estas confluencias, sino que las toman como manifestación de “blasfemia” y “ateísmo”. Ellos cuando van entre los trabajadores, les abren madrasa (escuela religiosa) y clínicas, normalmente, gratuitas. No obstante, estas madrasas y clínicas son medios para llevar a cabo donación de créditos y propagar ideas fundamentalistas y de ninguna manera promueven conocimientos respecto al mundo, ciencias naturales y sociales, evitando enseñar a las masas trabajadores el camino resolutivo para derribar al sistema capitalista el cual es el responsable de su pobreza. Se puede observar fácilmente unos ejemplos de ello en las madrasas en Pakistán que, se parecen a una fábrica de personas disfrazadas de religiosas que, la locura de la religión les ha convertido en voluntarios suicidas.

Los fundamendalistas en diferentes países están en la misma fila y campo que el capitalismo y los reaccionarios. En otras palabras, el fundamentalismo islámico defiende el origen “sagrado” de la propiedad privada y legitima la desigualdad de acumulación de capital. La historia de los Hermanos Musulmanes en Egipto y los seguidores de la Wulayate Fuqeh en Irán y, últimamente, Erdogan en Turguía han demostrado que en las décadas pasadas aprobaron leyes que han aumentado las desigualdades en estos países, defendiendo diferentes procesos de privatización, mercantilización y coordinación de “Mercados Libres” neoliberales y en estos campos han actuado como aliados y exploradores del imperialismo. Por consiguiente, no es de extrañar que la burguesía nativa dependiente, quienes recientemente han llegado a ser ricos y los recogedores últimos de la fruta de la globalización del capital en los países del Tercer Mundo, sacaran partido y apoyaran el fundamentalismo religioso.

No sólo el fundamentalismo toma una posición reaccionaria respecto a los asuntos dados y específicos (asuntos de la mujer y/o asunto de las minorías religiosas y sectas religiosas), sino que al ser un fenómeno retrógrado, no puede tener el papel de liderazgo y progresista en la moción libertaria de los pueblos mundiales.

Por lo tanto, se puede atreverse a decir, que los movimientos progresistas y precursores reconozcan la lucha contra cualquier tipo de fundamentalismo como su principal misión y eje, informando a la gente de su naturaleza reaccionaria, anti-humana y servidora. Los movimientos democráticos afganos y pakistaníes tienen que llevar a cabo esta gran lucha unidos y colaborando porque sin derrotar a este movimiento medieval, es una cuestión imposible alcanzar la independencia, la libertad y la democracia.

Artículo

Hay 119 invitados en línea