SELAY GHAFAR: ¡EL ÚNICO REMEDIO PARA NUESTRO DOLOR ES LA MOVILIZACIÓN, LA ORGANIZACIÓN Y NUESTRO LEVANTAMIENTO!

Vídeo: La declaració de Selay Ghafar, portavoz del «Partido Solidario de Afganistán»

¡Queridos compatriotas!

El pasado 31 de mayo, tuvo lugar un crimen en Kabul en el que murieron o fueron heridas aproximadamente 500 personas; un crimen por el que, incluso la Torre Eiffel se vistió de luto, pasando toda la noche en una oscuridad dolorosa. Un crimen por el que los hombres de todo el mundo lloraron, no obstante, Abdulla y Ghani, según dice la gente, repitieron sus deplorables comportamientos: Ghani, con mucha pomposidad y elegancia se puso delante de las cámaras de filmación, y se fue a un hospital de visita y creó una comisión, mientras Abdulla condenó el ataque. Pero si hubieran tenido una mínima conciencia, sin salir de sus infames fortalezas, habrían dimitido en favor de otra persona.

El Partido Solidario de Afganistán es una de las pocas organizaciones del país que, llamó a la intervención de Estados Unidos: INVASIÓN y al Pacto de Seguridad con estos: venta-de-la patria. Nosotros desde el principio dijimos que Afganistán sería llevado hacia una regresión profunda y se derramaría la sangre de muchos afganos inocentes. Ahora, en la práctica vemos que ocurre tal cual lo pronosticamos y en los dos últimos años, Afganistán se ha convertido en un baño de sangre más si cabe que antes.

No se puede esperar una mínima acción positiva de un gobierno compuesto por devastadores y vendidos señores de la guerra, de fundamentalistas sanguinarios y sus cómplices trajeados, que alardean demagógicamente. La “Presidencia de la Seguridad Nacional” anunció que los autores de este suceso son la Red de Haqani. De ser así, ¡por qué “Ens Haqani” no ha sido ejecutado todavía, ya que su traición y sus servicios al ISI (Inter-Services Inteligences, servicios secretos de Pakistán) están más claros que el agua! Él, aunque está bajo supervisión de la “Seguridad Nacional”, todavía no ha recibido su merecida pena. Si el gobierno hubiera sido serio, en lugar de hacer un discurso contra Pakistán y decretar la ejecución de los detenidos de segundo y tercer grado de Haqani, habría ahorcado inmediatamente al mismísimo Ens Haqani, el más importante lacayo de Pakistán.

Hasta que no se materialice la justicia, y también hasta que las que decidan no sean las madres de las víctimas del ataque suicida del 31 de mayo; el atentado contra el hospital Charsad-Bestar; el suceso sangriento de Dehmazang, los parientes de las víctimas de las últimas cuatro décadas, no alcanzaremos la paz. Un juicio y un tribunal popular en los que deberían ser juzgados los criminales de las últimas cuatro décadas, incluyendo las cabezas de khalqi-parchami, partidos fundamentalistas, talibanes y DAESH (Estado Islámico), las cabezas del Gobierno títere de Karzai y Ghani. Así mismo, aquellos intelectuales que juegan el papel de limpiar la sangre y la traición de los rostros de estos verdugos.

El remedio a nuestro dolor no está en decir: “ Te acompaño en el sentimiento” y “ te doy consuelo”.

¡A aquella madre que perdió a sus queridos hijos, a aquel padre que está llorando, a aquellos hermanos y hermanas!

El remedio a nuestro dolor está en la movilización, organización y nuestro levantamiento y no hay otro camino sino nuestro levantamiento contra los verdugos de las últimas cuatro décadas, ya que, a pesar de la Red Haqani, estos verdugos también son responsables de la masacre del 31 de mayo.

Artículo

Hay 222 invitados en línea