¡CON LA PRESENCIA DE LOS ESTADOS UNIDOS Y SUS SIRVIENTES NUNCA SE ACABARÁN, NI LOS ATENTADOS SUICIDAS, NI LAS MATANZAS!

با حضور امریکا و غلامانش، انتحار و کشتار پایانی نخواهد داشت

Nuestro pueblo aún no ha superado los duros recuerdos de los días 7 y 8 de Zaur (27 de abril de 1978 y 28 de abril de 1992), cuando el mismo día 30, fue grabado otro hecho doloroso en nuestra historia. La sangre de las víctimas de los ataques suicidas, perpetrados por los salvajes talibanes y el DAESH, todavía no se había secado cuando otro rio de sangre se produjo en Sheshdarak - Kabul. En ese ataque, llevado a cabo aparentemente por el DAESH, la mayoría de las víctimas fueron reporteros como Mahram Durani (Radio Azadi), Ebadullah Hananzai (Radio Azadi), Yaar Mohammed Tokhi (ToloNews), Ghazi Rasooli (TV1), Nawrooz Ali Rajabi (TV1), Shahmarai Faizi (AFP), Salim Talaash (TV Mashal), Ali Salimi ( TV Mashal) y Sabawoon Kakar (Radio Azadi), que se encontraban en el lugar afectado para cubrir el anterior ataque suicida, perdieron sus vidas. Al mismo tiempo, Ahmad Shah, un reportero de la BBC en la provincia Khust, fue asesinado a tiros por unos desconocidos.

Como siempre, tras “haber condenado los hechos”, el Estado de Abdullah – Ghani “desaprobó” también, ese ataque suicida. Pero este Estado traicionero no tiene ningún derecho a dar ni siquiera el consuelo, ya que, recibió a Gulbuddin con muestras de apoyo, este asesino de Mirwais Jalil (un reportero de la radio BBC), y que admite llevar a cabo los ataques suicidas como “algo legítimo”, siendo todavía una marioneta de la CIA y del ISI de Pakistán; Llamó “hermanos descontentos” a los talibanes salvajes, estos carniceros de Ajmal Naqshbandi (un reportero y traductor afgano decapitado por los talibanes en 2007 en Helmand) y a miles de nuestros compatriotas inocentes, así como hace negociaciones oficiales y secretas con ellos; Asigna a Dustum como “segundo vicepresidente de la República Islámica”, a este torturador de Najibullah Quraishi (un cineasta que durante el rodaje de una película llamada: “Convoy de la Muerte” fue agredido por los hombres de Dustum hasta verse obligado a escapar del país); Nombra a Ataa como el Gobernador de Balkh entregándole varios ministerios económicamente importantes, una persona cuyos perros de caza asesinaron a Qais Usyan (un reportero que revelaba crímenes de Ataa); Sarwar Daneshí es otro de los mimados del Arg (palacio presidencial), cuyos guardaespaldas agredieron a Jamal Naser Frahman, un reportero de la TV Tolo; Fueron asesinados Mohmmed Sultan Munadi, Zakia Zaki, Shaima Rezai, Nematulla Zahir, Ahmad Sardar, Palwasha Tokhi, Abdulmanan Arghan, Omeed Khepelwak, Abdulsamad Rohaní y decenas de personas inocentes, pero este Estado antinacional nunca condenó a los autores de los asesinatos.

La realidad está clara, la mayoría de los medios de comunicación dependen de los señores de la guerra, fuerzas colonizadoras y sus sucias crías nativas para que puedan allanar el camino para llevar a cabo sus ominosos planes. Sin embargo, una mayoría de los funcionarios de estos medios, para ganarse un trozo de pan obligadamente trabajan como jornaleros en estas redes y a pesar de mucha presión y amenazas por parte de sus superiores y de las autoridades estatales, asumen el riesgo de revelar algunas cosas. Excepto una minoría, la mayoría de los reporteros son personas con buena conciencia, puesto que, aprovechan una mínima posibilidad para convertirse en la voz de la gente sin voz.

Hace 40 años que los Estados Unidos, directa o indirectamente, apoyan a los criminales, terroristas y reaccionarios a través de los detestados gobiernos de Pakistán y de Irán en nuestro país. Y si no fuera por el apoyo oficial y clandestino de los Estados Unidos, nunca ni los talibanes, el DAESH ni otras fuerzas medievales podrán llevar a cabo extensamente ataques complicados, que a diario ponen de luto a nuestras compatriotas inocentes.

¡Dolidos compatriotas!

El Partido Solidario de Afganistán cree que, la situación catastrófica y los problemas actuales de Afganistán son más graves como para poder superarlo sólo dando consuelo. Debemos convertir nuestros problemas comunes en una fuerza mediante la concienciación, la movilización y la lucha para que ninguna potencia reaccionaria pueda enfrentase a ella. Debemos hacer evolucionar la consigna “Mueran los talibanes, mueran los daeshíes” a otra más profunda: “Muera el Estado invasor de los Estados Unidos y sus aliados.”

Partido Solidario de Afganistán

1 de mayo de 2018

Artículo

Hay 242 invitados en línea