¡CUANDO ISRAEL SE APRESURÓ EN AYUDAR AL PARTIDO HEZB-E-ISLAMÍ!

¡CUANDO ISRAEL SE APRESURÓ EN AYUDAR AL PARTIDO HEZB-E-ISLAMÍ!

La historia del Partido Hezb-e-Islamí liderado por Gulbuddin, es la historia de tratos antipatrióticos, de actos criminales e ignorancia. No obstante, los líderes de este partido siempre han intentando ocultar cualquier asunto turbio con aderezos religiosos. Gulbuddin Rakityar (sic), mediante una entrevista con el “sr. Mahmood, periodista turco”, que en enero de 1988 apareció en una publicación del Partido Hezb-e-Islamí, en la que el líder respondía así a la pregunta de ¿cómo solucionabais el problema de los equipamientos militares?

“... de esta manera, la otra noche adivinaba que si empezáramos la lucha armada, cómo se resolvería los problemas de obtención de armas y municiones en los frentes situados en las montañas. Por la noche soñé que caminaba con algunos hermanos armados en un paso de montaña verde. Por todas partes se veían árboles frutales, mis ojos se fijaban en los árboles de senjed (una fruta típica de Afganistán que dentro tiene hueso) que estaban aún verdes y reflexionaba conmigo mismo que aquí nuestro problema de alimentación se solucionaba. Podíamos almacenar una cantidad abundante de frutas. Y el problema de falta de armas también se solucionaba ya que nuestros hermanos también iban armados. Fue en este momento cuando me desperté.

Desde aquel momento, totalmente estaba seguro de que ojalá el Dios santo solucionará todos los problemas. Los problemas de armamentos y financieros de nuestro muyahidín en las trincheras serán solucionados. Tal como lo soñé se convirtió en realidad.”

Esto es la costumbre de las hermandades musulmanas que relacionan cualquier cosa con el “Dios santo” para justificar su servidumbre y traición. La realidad es que, fueron Estados Unidos, Israel, Pakistán y unos cuantos países más, que rescataron a las bandas fundamentalistas, sobre todo al Partido Hezb-e-Islamí, armándolo hasta las cejas, entregándole millones de dólares y los colocaron sobre los hombros heridos de nuestra nación.

¡CUANDO ISRAEL SE APRESURÓ EN AYUDAR AL PARTIDO HEZB-E-ISLAMÍ!Charlie Wilson y Gulbuddin

La imagen de arriba es del principio de la década 80, en la que aparece Gulbuddin con Charlie Wilson (Charles Wilson), un famoso congresista norteamericano que tuvo un papel clave en la entrega de centenares de millones de dólares y armamentos de la CIA a la banda de Gulbuddin y que se ganó el apodo de “padre del terrorismo”. Pero lo que se ha dicho al respecto hasta ahora, es poco y la realidad es que Wilson fue uno de los agentes más importantes con los que Israel trabajaba para realizar los objetivos del sionismo durante la guerra contra la Unión Soviética.

Los fundamentalistas afganos a nivel de propaganda dan consignas contra la “hegemonía mundial”, “super poderes”, “la conspiración de judios y el sionismo”, etc . No obstante, cuando se trata de dólares y el poder, están dispuestos a trabajar con potencias fascistas asesinas de los musulmanes. El Partido Hezb-e-Islamí que, aparentemente, siempre defiende la causa de Palestina, en realidad, ha sido el primer grupo afgano que se manchó con la suciedad del sanguinario regimén israelí.

Un escritor estadounidense, Christopher Bollyn, mediante un artículo publicado el 29 de 2016, en su página Web, reveló la relación del Estado israelí con el Partido Hezb-e-Islamí a través de Charlie Wilson. Diciendo que éste (Wilson) personalmente visitó a Gulbuddin acordando que el Partido Hezb-e-Islamí obtuviera armas de Israel y que los agente de la organización de los servicios secretos del ejército de Israel en Pakistán entrenaran a su muyahidín. Como resultado de ese acuerdo secreto, por lo menos 4.000 miembros de ese partido fueron entrenados militarmente por expertos israelíes, en cuyo marco, se incorporaron un grupo de árabes los cuales, posteriormente, se convirtieron en peligrosos terroristas internacionales de la red de Al-Qaeda.

Aquí revisaremos una parte del artículo de Christopher:

“La invasión soviética de Afganistán en 1979, proporcionó una buena ocasión para la Agencia de Inteligencia del Ejército de Israel para crear terroristas antioccidentales.

Charlie Wilson, un congresista de Texas. fue un contundente militante de Israel. Como comerciante de armamentos israelíes, llegó a un acuerdo con el lider de Pakistán, Zia-ul-haq y Gulbuddin. Éste último obtuvo importantes cantidades de armamento israelí y sus muyahidín fueron entrenado militarmente por israelíes.... Zifi Rifa, jefe de la oficina en Washington de la Organización de Servicios Secretos israelíes (MOSAD) fue el contacto entre Israel y Charlie Wilson.

Mientras los agentes de los servicios secretos del ejército israelí estában entrenando su banda, hasta 1984, Gulbuddin mantuvo una relación muy cercana con Osama ben Laden al mismo tiempo que recibía ayuda de la CIA y el ISI (Inter-Services Intelligence, servicio secreto pakistaní).

Ali Mohammad, un doble espia de origen egipcio, que hablaba perfectamente hebreo, estuvo implicado en los entrenamientos de muyahidín afganos. Él entrenó a Osama ben Laden, Aymán al-Zawahiri y otros.

Los días en los que los israelíes armaban y entrenaban a los guerreros del Partido Hezb-e-Islamí liderado por Gulbuddin, concuerdan con los que Ehud Barak, primer ministro israelí desde 1999 hasta 2001, fue jefe de Inteligencia Militar israelí (AMAN).”

¡CUANDO ISRAEL SE APRESURÓ EN AYUDAR AL PARTIDO HEZB-E-ISLAMÍ!Charlie Wilson, como padre espiritual para los líderes yihadistas, sobre todo para Gulbuddin, tenía una gran importancia, proporcionándoles dólares, así mismo fue su contacto con la CIA.

Christopher, a continuación del libro de Peter Birgan “Guerra Santa”, afirma que “según una estimación muy cautelosa, 600 millones de dólares de las ayudas de Estados Unidos fueron entregados al Partido Hezb-e-Islamí liderado por Gulbuddin.” Mientras que este partido no tuvo considerables logros en la guerra, entrenó a terroristas de diferentes países y asesinó a un número enorme de muyahidín de otras bandas.

A. Z. Helali, un escritor pakistaní, en su libro “Relaciones de Estados Unidos – Pakistán: La Invasión de Afganistán por los Soviéticos”, relata que, según la autorización de Akhtar Abd-urahman, exjefe del ISI, los expertos militares israelíes fueron autorizados para entrar en Pakistán entrenando miles de guerrillas pertenecientes a los partidos fundamentalistas, y sobre todo el Partido Hezb-e-Islamí, del que luego surgieron Al Qaeda y otros grupos terroristas.

George Crile, en el libro, “Guerra de Charlie Wilson: El Extraordinario Relato de la Operación Secreta la más Grande de la Historia” (edición 2003 en EEUU), habla de las relaciones de Israel con el Partido Hezb-e-Islamí, explicando que esta negociación secreta empezó con la conformidad de Zia-ul-Haq.

Desde la década de los 80, Israel planteó un extenso proyecto para provocar crisis y división en los países musulmanes de la región, cuyas consecuencias padecemos hoy en día, como la aparición de DAESH en Iraq y Siria. En 1982, un documento que fue traducido y publicado por Israel Shahak, un rabino judio, conocido como el documento “Kiunim”, en el que se relata que el plan principal de Tel Aviv pasaba por la creación de conflicto religioso y tribal en los países de la región. Israel principalmente intentó llevar a cabo sus conspiraciones mediante la creación y patrocino de bandas radicales islámicas. La creación de Hamas ante la Organización de Liberación de Palestina, equipar y apoyar al Partido Hezb-e-Islamí y Al Qaeda, y su ayuda infinita que hoy en día presta a DAESH y otras bandas salvajes en la región, todo ello está basado en el mismo plan que en la actualidad somos testigos de sus consecuencias catastróficas.

No fue sólo el Partido Hezb-e-Islamí el que se amamantó del pecho del régimen sionista, la palabra y la práctica de todos los movimientos fundamentalistas y lacayos se contradicen. Ari ben Menashe, un israelí de origen iraní y exmiembro de la Dirección de Inteligencia Militar de Israel, en su libro llamado “Dinero de Sangre” revela las negociaciones y apaciguamiento infame del régimen de Khumaini con Israel y Estados Unidos explicando, cómo Khumaini y sus cómplices, por una parte, daban consignas de “Ni Oriente” y “Ni Occidente”, como si organizara Intifada por defender el pueblo palestino. Por otra parte, en clandestinidad llevaban a cabo operaciones rentables y amistosas con las autoridades criminales israelíes.

Así pues, no fue el “Dios santo”, sino que fueron Israel y Estados Unidos “ateos” que se apresuraron en ayudar a un verdugo perverso convirtiéndolo en líder y grande. No está clara, esta vez, la manera mediante la cual este “emircito” (sic) autovendido ocultará con las oraciones de Corán, hadices y bendiciones sus recientes negociaciones con Estados Unidos.

Artículo

Hay 249 invitados en línea