CRIMEN DE GUERRA DE LAS FUERZAS NORTEAMERICANAS EN PAKTIA Y EL SILENCIO DE ARG Y MEDIOS DE COMUNICACIONES

CRIMEN DE GUERRA DE LAS FUERZAS NORTEAMERICANAS EN PAKTIA Y EL SILENCIO DE ARG Y MEDIOS DE COMUNICACIONES

Según un informe recibido, en un ataque aéreo llevado a cabo por las fuerzas norteamericanas el 12 de agosto de 2016 en la aldea Menare, distrito de Khoshamand, en Paktia, 20 civiles fueron convertidos en mártires. Una de las víctimas de este crimen fue el Dr. Wreshman, junto con otros miembros de su familia, entre los que se encontraban mujeres y niños. En las fotos publicadas por usuarios de Facebook, se pueden ver dos hijos de Wreshman, su hija y su primo.

Algunas fuentes locales, que no han querido mencionar sus nombres, han informado que este ataque fue perpetrado sin previo aviso al alcalde y autoridades militares de Paktia. La operación fue organizada por una base militar estadounidense situada en Kabul, cuyo objetivo era, aparentemente, arrasar una casa donde supuestamente estaban reunidos varios comandantes talibanes. Los norteamericanos bombardearon sucesivamente varias casas situadas en los alrededores del blanco de la operación, aniquilando a civiles inocentes de la localidad. En el momento del ataque, Alyas Wahdat, alcalde de Paktia, se encuentraba en Kabul y, por orden de los norteamericanos y Arg, quedó prohibido hablar con los medios de comunicación del suceso. La oficina de comunicaciones de Arg y otras instituciones del gobierno Ghani y Abdulah, tampoco permitieron cubrir el ataque e informar de lo ocurrido a la prensa.

Algunas páginas Web, basándose en el comentario de Khalil Rezai, comandante de la seguridad de Paktia, informaron que éste confirmó el ataque aéreo de las fuerzas de la OTAN. Además, Gulajan, uno de los jefes tribales en la zona, expresó su odio por el asesinato de los civiles.

Mientras los principales medios de comunicación de Afganistán cubren las negociaciones inútiles de Ghani y Abdulah, se transmiten paralelamente falsas noticias de "decenas de muertes de talibanes y miembros de daesh" en algunas provincias. No obstante, han hecho la vista gorda con este crimen perpetrado por sus patrocinadores norteamericanos.

Debido a la censura que sufren los medios de comunicación del país, los crímenes de guerra de las fuerzas norteamericanas y la OTAN en Afganistán no salen a la luz, y en muchos casos, las matanzas de los civiles se publican como "las muertes de talibanes".

El 9 de abril de 2016, uno de los diputados de Paktia protestó en la Gran Asamblea porque los aviones estadounidenses no tripulados habían matado a 17 civiles residentes en el distrito de Gomal, el 6 de abril. Solicitó una investigación sobre lo ocurrido, pero los norteamericanos reivindicaron que todos los muertos fueron talibanes. En relación a este suceso, Haji Hussain Khan, uno de los jefes tribales y testigo del ataque, informó a la prensa francesa: "Todas las víctimas fueron civiles”. Asimismo, Shaista Khan, responsable del distrito de Gomal, confirmó que las víctimas fueron civiles. Por aquel entonces, el General Charles Cleveland, portavoz de las fuerzas norteamericanas en Afganistán, prometió que abriría una investigación completa al respecto. Sin embargo, meses después, no se tiene conocimiento del resultado de dicha investigación y el crimen ha quedado en el olvido.

Según el "acuerdo" de la venta de Afganistán, que fue firmado con Estados Unidos dos días después de la formación del "Estado de Terror Nacional" (sic), las fuerzas norteamericanas tienen inmunidad judicial en el país. Por lo tanto, no pueden ser interrogados por hechos de este tipo. Hasta que nuestra nación no se alce contra los invasores extranjeros y sus sirvientes locales, seguirá existiendo este tipo de crímenes y opresión.

Artículo

Hay 280 invitados en línea