¡AFGANISTÁN SIGUE OCUPADO, CONTINÚA LA GUERRA, EL FUNDAMENTALISMO Y LOS CRÍMENES!

ادامه اشغال افغانستان: ادامه جنگ، بنیادگرایی، جنایت و...

Este año se cumple el decimoséptimo año de cautiverio del pueblo afgano bajo la ocupación de los Estados Unidos, la OTAN y del gobierno títere local a su servicio. Ahora está claro para todos los afganos, excepto para aquellos cuyos ojos y conciencia han sido cegados por el dinero y el poder, que la invasión militar de los EEUU ha empujado a nuestro pueblo más profundamente hacia el pozo de la guerra, el derramamiento de sangre, la corrupción y la desgracia, y ha convertido a nuestro país en un peligroso campo de batalla de rivalidades imperialistas. Los invasores estadounidenses y sus aliados atacaron nuestra ya atormentada tierra bajo cantos de sirenas "democracia", "guerra contra el terrorismo", "derechos de las mujeres" y "reconstrucción", para poder llevar a cabo sus ominosas políticas para conseguir sus intereses estratégicos y económicos, que una vez más, han estado sacrificando a nuestro pueblo agotado ya por las guerras. Los diecisiete años de la presencia militar de los EEUU y la OTAN son los más oscuros de la historia de nuestro país, marcados por la masacre de centenares de miles de nuestros compatriotas; empoderamiento de peligrosas bandas terroristas y ladrones; convertir Afganistán en el país más corrupto del mundo con la mayor producción y tráfico de opio y heroína; saqueo de nuestras reservas de minerales; incremento de la brecha entre ricos y pobres; la ruina y los desplazamientos forzosos; la brutal opresión sobre las mujeres y abusar de su situación miserable; éxodo masivo de nuestros jóvenes desesperados por la falta de empleo; Y muchas otras desgracias.

Recientemente, Hamid Karzai, el Tercer Shah Shujah de nuestro país, Hanif Atmar, y sus compañeros traidores Mohaqiq, Khalili, Qanouni, Ahmad Wali Masoud, Said Mansor Nadiri, Zarar Ahmad Moqbil, Spanta, Abdul Hadi Arghandiwal, Said Hamid Gelani, Wahidullah Sabawoon, Anwar-ul-Haq Ahadi, Sadiq Mudabir, Din Mohamad Jurat, Qutbuddin Helal, Abdullah Qarleq, Din Mohammad y otros que han sido repudiados por sus amos, se reunieron en la casa de Sibghatullah Mujadadi y solicitaron la revisión de la seguridad bilateral, “Pacto de Seguridad con los EEUU”. La desvergüenza también debería tener un límite, pero no en la naturaleza de los traidores de nuestro país. Los traidores inmundos que luchaban por vender Afganistán a los Estados Unidos ayer, cambiaron su posición en un día en que sus amos estadounidenses les dieron menos amor y buscaron servir a nuevos maestros. ¿No fue Spanta la que preparó el texto de este documento con los estadounidenses, y lo consideró descaradamente como uno de los honores de su vida? Sibghatullah Mujadadi, al igual que sus antepasados demonios, anunció en la ceremonia de clausura del P.S.EEUU en Loya Jirga (gran asamblea) que, si este documento no es firmado, abandonará el país; Hanif Atmar, un experto en autovenderse, agregó otra vergonzosa mancha a su oscura carrera al firmar este vergonzoso documento. Hamid Karzia y sus secuaces, que llegaron a Arg mediante los B52 (aviones bombarderos) de los EEUU y bailaron al ritmo de éstos, durante quince años implementaron los planes diabólicos de Occidente, ahora intentan engañar a nuestra nación con sus enfermizos gestos antiamericanos. Pueden engañar a sus perros falderos y a algunos desinformados, pero nunca a la gente que sufre diferentes tipos de opresión y brutalidad por parte de maestro y sus lacayos.

Hay rumores entre los altos rangos del gobierno belicista de los EEUU de que se planea privatizar la guerra en Afganistán e intensificar el derramamiento de sangre actual. Este plan fue propuesto por Erik Prince, fundador de Blackwater, el año pasado cuando EEUU anunciaba su "nueva estrategia" para Afganistán. La infame compañía de seguridad cometió crímenes tan atroces en Irak que se vio obligada a abandonar ese país e incluso cambiar su nombre. Aunque las fuerzas de ocupación estadounidense intentaron ocultar sus planes y acciones inhumanas, no obstante, algunos de sus crímenes y brutalidades han sido revelados y, con la privatización, estos crímenes aumentarían y causarían aún más inseguridad y asesinatos. La privatización de la guerra significa más asesinatos de personas inocentes, a cambio de más dinero.

Mientras que Afganistán esté bajo la ocupación militar, económica y política del gobierno de los EEUU, la financiación y el armado de grupos bárbaros como los talibanes, el DAESH, los caudillos y otros mercenarios continuarán, no solo por los EEUU, sino también por sus rivales regionales. Esto naturalmente aumentará la guerra y el terrorismo, no solo en nuestro país sino en los países vecinos y en toda la región. Cortar las manos sangrientas de Pakistán, Irán, Arabia Saudita y otros gobiernos infames solo puede hacerse con una lucha organizada en pro de la independencia.

El Partido de Solidaridad de Afganistán (PSA) cree que ninguna potencia extranjera puede ser el mensajero de la paz y la prosperidad, especialmente el gobierno de los Estados Unidos que tiene un historial de asesinatos, destrucción, saqueos y derramamiento de sangre, y que ha traído la miseria a todos los países en los que ha intervenido.

¡Con conciencia y movilización, debemos convertirnos en una fuerza implacable contra los lacayos reaccionarios religiosos y no religiosos, y sus amos invasores! Solo una fuerza democrática y amante de independencia que cuente con el respaldo de las masas puede liberar a Afganistán del infierno actual.

Partido Solidario de Afganistán

7 de octubre de 2018

Artículo

Hay 251 invitados en línea