¡LA IMPLICACIÓN DE HEZB-E-ISLAMÍ LIDERADO POR GULBUDDIN EN LA PRODUCCIÓN Y CONTRABANDO DE HEROÍNA!

دست‌داشتن حزب اسلامی گلبدین در تولید و قاچاق هیرویین

Hoy en día, el Gobierno invasor norteamericano y sus aliados, intentan imputar el cultivo, producción y contrabando de opio y heroína, solamente a la época de los talibanes y en las actuales circunstancias, en las regiones donde este salvaje grupo ejerce su dominio. ¿Pero, acaso la realidad es tal cuál nos las refieren y no están implicados otros elementos creados por la CIA en este fenómeno tan anti humano? En este caso, se han hecho diversas revelaciones que aclaran el importante papel de la CIA y el MI6 en el extenso contrabando de drogas en todas partes del mundo. Durante la guerra fría, cuyo importante centro fue Afganistán, estas dos organizaciones de espionajes, en particular la CIA, se benefició suficientemente de esta arma (drogas) contra su rival ruso. Es por ello que, hoy en día bajo la sombra de las tropas estadounidenses se produce más de 90% de las drogas del mundo.

“Gulbuddin Hekmatyar, este apreciada inversión afgana para la CIA, tenía 6 refinerías bajo su control que, convertían la mayor parte del opio producido en el Valle de Helmand en heroína.” Profesor McCoy

Uno de los actores claves del negocio de drogas durante la guerra fría en Afganistán y Pakistán, fue el Partido Islámico de Gulbuddin que, además de recibir finanzas de mil millones de dólares de la CIA (50% de dicha financiación del partido mencionado, fueron derivados a otros partidos yihadistas) a través de ISI (Inter-Services Intellegence, servicios de inteligencias pakistaní) y a pesar de que el Estado norteamericano tenía conocimiento respecto a este asunto, esta negociación mortal para la humanidad formaba parte de sus negocios. El 13 de mayo de 1990, por primera vez, Esteve Coll (escritor del libro: “Guerra de Animales”) y James Rupert escribieron a un programa del diario “Washington Post” diciendo:

“Según los comentarios de funcionarios oficiales estadounidenses y afganos, durante varios años Estados Unidos recibieron informes sobre el contrabando de heroína por parte de algunos guerrilleros afganos y oficiales militares de Pakistán, aquellos que están unidos en la guerra contra la influencia de Unión Soviética contra este gobierno (gobierno afgano de aquel entonces), pero disimularon y se abstuvieron de investigar al respecto.

Los afganos, incluso los muyahidines, facilitaron pruebas de primera mano a funcionarios oficiales norteamericanos en las que constaba el contrabando de heroína por parte de los comandantes liderados por Gulbuddin Hekmatyar, uno de los líderes que tiene una relación estrecha con el ejército de Pakistán. […] Según las declaraciones de una fuente, en Pakistán y Washington la organización de los servicios secretos militares de Pakistán llamada ISI, mantenía el proceso del contrabando.”

Y a continuación escribe:

“Basándose en dichas informaciones, los comandantes de Hekmatyar cercano a la ISI, gestionan laboratorios en el sudoeste de Pakistán en los que se compra el opio crudo procedente de Afganistán y posteriormente lo convierten en morfina y heroína. La fuente explica que, la heroína se introduce mediante los aeropuertos y puertos de Pakistán, normalmente la ciudad de Karachi o mediante vías terrestres a través de Irán, Turquía, países del Báltico y Unión Europea.”

مارچ ۲۰۱۷: یکی از افراد مسلح حزب اسلامی گلبدین از قریه لاچی ولسوالی شیگل کنر مملو از مزارع کوکنار پاسبانی می‌کند. (عکس از: فرانز مارتی)
Marzo de 2017: Un hombre armado del Partido Hezb-e-Islamí, liderado por Gulbuddin y residente de la aldea Lachi – distrito Shegal, vigila un campo de opio. (Fuente de foto: Franz Marty)

Además de eso, en un informe informe publicado por el diario, “New York Times” titulado: “Antecedentes de las Relaciones de la CIA con Drogas, se Remontan a la Época de su Creación” (3 de diciembre de 1993), asimismo, pese a la implicación de la CIA en la producción y contrabando de las drogas en China, Laos, México, Panamá y otros países, está mencionado el papel de la CIA y Gulbuddin así:

“... La CIA nunca estuvo tan metida en el contrabando de drogas como en Pakistán, durante la guerra en Afganistán. Para el envío de las armas y dinero a los guerreros afganos, la mencionada organización eligió la sede del ISI y esta, a su vez, derivó las ayudas de la CIA hacia el fundamentalista Gulbuddin. Él casi obtuvo aproximadamente la mitad de la ayuda de la dicha organización, pero al mismo tiempo la mayoría de sus comandantes eran los principales contrabandistas de heroína.”

También, Matthieu Aikins, un periodista y escritor que desde hace años vive en Kabul y es conocido por sus informes sobre la guerra en Afganistán, en respuesta a Ammy Goodman en una entrevista de la radio “Democracy Now” que fue realizado el 29 de diciembre de 2014, confirma la colaboración de la CIA con Gulbuddin:

“Ammy Goodman: Usted también escribió sobre la historia de la colaboración de Estados Unidos y la CIA con los contrabandistas de drogas en Afganistán. ¿Podría explicar un poco más al respecto?

Matthieu Aikins: Sí. Las guerras sucias que la CIA llevaba a cabo en Afganistán, incluían apoyar a los comandantes muyahidines quienes en muchas ocasiones, de manera directa, estaban implicados en el contrabando de las drogas. Individuos como Gulbuddin Hekmatyar que, en la década de 1980 fue el responsable del desarrollo de los laboratorios de heroínas en las regiones fronterizas de Pakistán, recibía el apoyo militar y financiero de los Estados Unidos.”

Últimamente, el 22 de febrero de 2016, profesor Alfred McCoy, un historiador y escritor de libros “Política de Heroína en el Sureste de Asia” y “Tema de Tortura: Métodos de Interrogación de la CIA desde la Guerra Fría hasta la Guerra contra el Terrorismo”, escribió en un artículo en el diario “The Nation”:

“... En 1988, se estima que habían entre 100 y 200 refinerías solamente en la región de Khaibar. Más a bajo, en el sur del país, en el distrito “Kohe-Sultan perteneciente al Estado de Baluchestán (Pakistán), Gulbuddin Hekmatyar, esta apreciada inversión afgana para la CIA, tenía 6 refinerías bajo su control, que convertían la mayor parte del opio producido en el Valle de Helmand en heroína. Camiones (National Logistic Cell) del Ejército de Pakistán trasladaban cajas llenas de armamentos de la CIA desde Karachi a esta región fronteriza y de vuelta regresaban llenos de cargamentos de heroína hacia los puertos y aeropuertos del país que, luego se exportaban a los mercados mundiales.”

Gulbuddin y su partido, por mucho que presuman de ser anti estadounidenses y declaren “la guerra santa” contra ellos, no obstante, con el paso de tiempo se ha demostradoa que son cómplices en sus actos. Es por eso que, por la orden de su amo, lleva una mascara anti norteamericana y, de vez en cuando, se une al “proceso de la paz.”

Artículo

Hay 409 invitados en línea