IMÁGENES DE LA CONCENTRACIÓN CONTRA LA SENTENCIA INJUSTA DE LA CORTE DE APELACIONES RESPECTO A LOS ASESINOS DE FARKHUNDA

más fotos

El 6 de julio de 2015, miembros y colaboradores del Partido Solidario y ciudadanía de Kabul, se concentraron para protestar contra la sentencia injusta de la Corte de Apelaciones respecto a los asesinos de la mártir Farkhunda. En esta concentración donde han participado más de 600 mujeres y hombres, los protestantes daban las siguientes consignas: "¡Levantémonos, levantémonos - nuestro silencio es una vergüenza!", "¡Levantémonos, levantémonos - nuestro puño es nuestra arma!", "Todos somos Farkhunda - eliminemos la ignorancia!", "¡Somos enemigos de Abdullah y Ghani - estamos vivos por nuestra patria!", "¡Farkhunda, Farkhunda, tu recuerdo es símbolo de resistencia!", "¡El enemigo de nuestro pueblo - es quien te ha quemado!", "¡Son un puñado de traidores - con la mente oscura!", "¡ Mataron a Farkhunda - son sangrientos e inhumanos!"


Los protestantes llevaban unas pancartas en las que se veían las imágenes sangrantes de Farkhunda que contenían las siguientes frases: “Querida Farkhunda! Seremos deshonrados si no hacemos lo posible para juzgar a tus asesinos.”, “¡Sin defender contundentemente y hasta el final la sangre de Farkhunda, dar consignas de “derechos de la mujer” es una traición!”, "Si los gobernantes corruptos y criminales indultan, la gente no lo hará!", "¡Farkhunda fue quemada en el fuego de la ignorancia de los traidores nacionales!", "¡No dejemos que, como los asesinos del primer grado del suceso de Paghman, los de Farkhunda queden a salvo de la justicia!", "¡Compatriota, si te quedas quieto, mañana tu madre y tu hermana serán linchadas!", "¡Hasta que los criminales traidores no sean desarmados, cada día serán sacrificadas otras Farkhundas!"

Además, los protestantes condenaron la masacre de los soldados en Jalriz y todos hicieron hincapié en que, por este crimen cometido por parte de los talibanes, los gobernantes del gobierno de Abdullal y Ghani también sean condenados.

También, la señora Malalai Joya se adhirió a los protestantes y se comprometió, mediante una charla corta que, no se quedará con los brazos cruzados, hasta que los asesinos de Farkhunda no sean juzgados. Ella a continuación dijo:

"No se debe esperar de un gobierno compuesto por criminales y traidores de las pasadas tres décadas y elementos antimujeres y sangrientos, que condenen a sus cómplices quienes lincharon a nuestra querida Farkhunda. Este gobierno sólo tiene como misión tapar los crímenes. No obstante, es importante que nuestra gente no se quede con los brazos cruzados y convierta el vestido manchado de sangre de la mártir Farkhunda en una bandera prolibertad, luchando hasta el final por la justicia. Sólo podemos defender la sangre de la mártir Farkhunda y alcanzar la justicia mediante la presión extensa popular."

Durante su charla, Selay Ghafar, portavoz del Partido Solidario de Afganistán, dijo:

“Pero, desde los primeros días era obvio que, los verdugos gobernantes apoyando a los depredadores auténticos de Farkhunda, intentan disimular con engaño este caso para contener las olas de protesta de la gente […]. No hay que olvidar que, existe un puñado de deshonrados que ha convertido el caso de Farkhunda en un proyecto, ya que, reciben dulzura por parte del Arg (palacio presidencial) adhiriéndose a la manada de depredadores, con palabras aparentemente bonitas, intentan continuamente desviar la opinión pública […]. Solamente se puede defender de la inocencia de Farkhunda mediante pasos decisivos y prácticos, en una guerra empezada entre los guardianes de la ignorancia, por una parte, y por la otra, defensores de la justicia colocando la justicia en su inminente posición. La historia ha demostrado que el levantamiento permanente popular puede obligar a rendir y retirarse a los más opresores gobernantes.”

En el último momento, Malalai Joya y Selay Ghafar pusieron la primera piedra de un minarete en el sitio del linchamiento de Farkhunda para recordar este crimen inolvidable contra la mujer y para que quede grabado en la historia.

Artículo

Hay 107 invitados en línea