ARTÍCULO DE PRESENTACIÓN DE UN ENCUENTRO DEL PARTIDO EN EL DÍA MUNDIAL DE LA MUJER

8th March 2012

¡Estimados amigos y eminentes invitados! Permitidme ante todo felicitaros el día 8 de marzo, día mundial de la mujer, en nombre del “Partido Solidario de Afganistán” y de un grupo de mujeres de este partido que han organizado este encuentro, para recordar a todas las mujeres afganas y miserables que cada día son aplastadas bajo las botas empapadas de sangre de los invasores norteamericanos y de sus diferentes lacayos fundamentalistas, por las limitaciones y condiciones chovinistas del machismo, y también a las mujeres de todo el mundo, que sufren la terrible y abusiva desigualdad y discriminación de género.

Las mujeres en todos los países, sobre todo en las sociedades atrasadas y en situación de guerra como Afganistán que, lamentablemente, desde hace 33 años están ardiendo en la llama de la injusticia, son las víctimas más fáciles.

Incluso en los países capitalistas más avanzados, a pesar de la propaganda engañosa respecto a la liberación de la mujer, la mitad de la población femenina aún no ha alcanzado los mismos derechos que los hombres: las mujeres trabajadoras ganan un salario inferior; son objeto de brutales abusos sexuales; son utilizadas y ultrajadas de manera muy humillante en los anuncios publicitarios, desfiles de moda, se comercia con ellas y se practica el tráfico de sexo; todavía se las anima a ocuparse de las tareas domésticas, de la cocina y del cuidado de los niños y, de forma continua se utiliza el engaño y la propaganda sutil para alejar a las mujeres de las actividades económicas, sociales y políticas.

Pero la situación de la mujer en nuestro país, mantenido en el atraso, es más complicada y dolorosa que en cualquier otro sitio: aquí la mujer afgana, además de soportar la carga pesada de 10 años de invasión de saqueadores soviéticos y de sus lacayos khalquí y parchamí, de 10 años de invasión norteamericana y de la OTAN, aproximádamente una década de barbaridad y brutalidad de los jehadís y de los talibanes, han experimentado también las intervenciones traidoras de Irán, Pakistán, de otros países y del actual fundamentalismo aparentemente moderado por la fuerza de los B52 (los aviones norteamericanos que han bombardeado los barrios de Kabul y otras provincias afganas desde 2001). La expatriación, el hambre, la falta de alojamiento, de ropa y de medicinas, el desempleo, la inseguridad, la discapacidad, la depresión y el trastorno mental son muchos de los males que sufren nuestras mujeres. Las leyes promovidas por el fundamentalismo y aprobadas por gobernantes déspotas y reaccionarios, junto con una tradición milenaria y un machismo histórico, duplican la opresión de la mujer y la mantiene con las manos atadas.

Hoy en día, el tambor y la trompeta norteamericanos tocan la música del progreso y el establecimiento de derechos de las mujeres en Afganistán, ¿acaso se puede creer en su propaganda? De ninguna manera. ¿Por qué? En primer lugar, no se ha percibido ningún cambio en el bienestar de la mujer: las violaciones perpetradas por los comandantes verdugos jehadís, por alcaldes, por familiares de las altas autoridades del gobierno e hijos de los diputados parlamentarios aún siguen continuando; las lapidaciones, los encarcelamientos, las brutales torturas, las bodas forzadas, los asesinatos de mujeres por sus maridos, etc… no sólo no han disminuido, sino que han aumentado sin precedentes. Segundo, y lo más importante, ¿EEUU cómo puede establecer la democracia, la justicia y los derechos de la mujer a través de individuos y grupos profundamente misóginos, anti-democráticos, criminales y fundamentalistas que ocupan los organismos más importantes? Si el presidente de un gobierno el día 8 de marzo, día de la mujer, regala burcas a las mujeres, ¿qué podemos esperar de sus colaboradores? ¿Acaso no es una ironía ridícula que un país dependiente y administrado por un gobierno títere, formado por traidores de la patria, reivindique la libertad y la democracia?

Un país que no tiene independencía y es administrado por un gobierno títere que está formado por traidores de la patria. ¿No es una ironía ridícula hablar de la libertad y de la democracia en este país?

En cualquier caso, la situación dominante tiene que mostrar a las mujeres afganas que la única manera de conseguir su liberación depende de su lucha y su organización. Teniendo en cuenta la falta de éstas en la movilización del movimiento feminista y considerando la realidad que, sin la participación activa de las mujeres ninguna lucha por la liberación es alcanzable, el Partido Solidario de Afganistán se compromete por hacer un esfuerzo para la amplia implicación de las mujeres en el campo político y pro-libertario. También, nosotros creemos que, a pesar de que la mujer está más expuesta a la miseria, no es posible que tenga un destino diferenciado del resto de la nación. Mientras nuestro pueblo esté en cautiverio y los enemigos fundamentalistas jueguen con la sangre de nuestra nación, no se puede hablar de democracia ni de igualdad. Creemos que la democracia sin laicismo está viciada y carente de sentido. La primera condición para alcanzar la democracia y la libertad es conseguir la independencia de Afganistán y liberarlo de las garras de sus invasores y de sus lacayos nativos.

Las revueltas y el ruido de las protestas de los pueblos inglés, francés, griego, portugués, español y otros grandes países imperialistas, la manifestación del pueblo chileno y de otros países de América Latina, los levantamientos épicos de Egipto, Túnez, Yemen, Bahréin, etc… que fueron un mensaje de la Primavera Árabe, el movimiento anti-régimen de Volayet e Faqeh (una Legislación Jurídica Islámica iraní) en Irán, los movimientos masivos en Bangladesh, Nepal, India, Turquía y la lucha valiente de las masas palestinas y kurdas; todos estos movimientos son testigos de una realidad: el tumor colonizador del mundo y sus títeres correspondientes en los países pobres, destruidos y arrasados, por mucho que tenga una apariencia engañosa, acabará erradicándose y no podrá amputar eternamente las emociones pro-libertarias del pueblo.

El 8 de marzo surgió en el calendario del mundo gracias a la lucha de la mujer en EEUU y, hoy de nuevo, la mujer y el hombre norteamericanos han vuelto a iniciar un levantamiento en Wall Street y en otras ciudades de este país, levantamiento que cada día se extiende más y más. Que los gobiernos den autorización o no, que los medios de comunicación censuren o no, el clamor de las luchas de las naciones se convertirá en uno solo y la batalla contra la opresión favorecerá la erradicación de la invasión.

Nosotros estamos convencidos de que hay un fin para estos días negros, la Primavera del mundo árabe también llegará a Afganistán, y las mujeres y los hombres de nuestro país que luchan y gritan “¡No a la opresión y al despotismo!” lograrán al fin estos días felices.

Artículo

Hay 129 invitados en línea