¡ROMPAMOS EL VERGONZOSO SILENCIO FRENTE AL DOLOROSO DESTINO DE NUESTROS COMPATRIOTAS SIJS E HINDÚES MEDIANTE LA LUCHA Y LA RESISTENCIA!

ننگ سکوت در برابر سرنوشت غم‌بار هموطنان هندوباور خود را با مبارزه و ایستادگی بزداییم!

Las minorías afganas más nobles y decentes, los sijs y los hindúes, han vuelto a sufrir otro doloroso derramamiento de sangre. El 1 de julio de 2018, mientras que toda la ciudad de Jalalabad estaba en alerta máxima debido a una visita de Ashraf Ghani, incluso los hoteles fueron evacuados de huéspedes y las tiendas fueron cerradas por la fuerza, 19 personas incluyendo a 17 de nuestros compatriotas sijs e hindú, fueron martirizados y otros 10 fueron heridos en un atentado suicida. Esa atroz masacre tuvo lugar frente a la oficina del gobernador, donde las víctimas se habían convocado para reunirse con Ashraf Ghani. El presidente títere había hecho falsas promesas de examinar sus casos de apropiación de propiedades por parte de señores de la guerra locales y figuras poderosas. Según testigos presenciales, los representantes de la comunidad sij habían contactado en repetidas ocasiones con Hayatullah Hayat, gobernador de Nangarhar, pidiéndole que les permitiera entrar a la oficina, pero a pesar de los comentarios de Ghani sobre los altos riesgos de la seguridad de ese día, se les obligó a esperar durante horas afuera, hasta que fueron sacrificados de esa manera horrible.

Nuestros compatriotas sijs e hindúes son indígenas de nuestra patria y siempre han hecho sacrificios por su libertad e independencia. Con la toma de Kabul por parte de los partidos ikhwaníes (partidos que comparten la misma ideología que Hermandad Musulmana), se enfrentaron a tragedias y desastres que nuestra historia rara vez ha presenciado. Las hienas fundamentalistas de las facciones cometieron los crímenes y las traiciones más brutales contra esta minoría indefensa, especialmente en las áreas de Karte Parwan y Shahre Kohna: Fueron decapitadas bajo el nombre de infieles y no creyentes; sus propiedades y riquezas fueron saqueadas; sus mujeres y niñas fueron violadas; los hombres fueron circuncidados a la fuerza y cientos de otros crímenes bárbaros que constituyen las páginas más vergonzosas de nuestra historia. Los brutos talibanes continuaron con la opresión de los sijs igual que las facciones fundamentalistas y los obligaron a usar ropa amarilla. Todos estos crímenes obligaron a miles de familias sij e hindú a abandonar su patria, y hoy solo quedan unas pocas familias. Ahora, después de diecisiete años del establecimiento del llamado gobierno "democrático" avalado por Occidente, varios jefes de estos partidos fundamentalistas, especialmente de Shoraye Nizar, continúan viviendo en las tierras arrebatadas de los hindúes y los sijs. Karzai y Ghani se han asociado con estos traidores y no han hecho ningún esfuerzo por el regreso de nuestros compatriotas. Sus hijos han sido privados de educación, se enfrentan a la discriminación y prejuicios a diarios y muchos de ellos viven en el monasterio, porque no tienen ningún otro refugio. Los individuos medievales del tipo Qazi Nazir Ahmad Hanafi, sentados en el escaño y con la desvergüenza particular de un ikhwani, han calificado a nuestros compatriotas hindúes y sijs como "vecinos", y no les han otorgado ni sus derechos más básicos.

Nuestros queridos hermanos y hermanas hindúes y sijs deberían haber descubierto ahora por experiencia, que no pueden cumplir con sus demandas más pequeñas y alcanzar sus derechos básicos acudiéndose al gobierno corrupto y traidor compuesto por los asesinos de sus hijos, o al Parlamento compuesto por ladrones. Los derechos de todas las minorías religiosas solo pueden garantizarse en una sociedad democrática basada en el laicismo.

El Partido Solidaridad de Afganistán expresa su profundo e inmenso dolor por el martirio de los sijs y los hindúes afganos, y recuerda a la gente que representar a las minorías más oprimidas y marginadas de una sociedad, es el punto de referencia para el compromiso de una persona o grupo de las personas, a la democracia, a la justicia y a la libertad. Por lo tanto, defender a los hindúes y los sijs debería ser el deber principal de todos movimientos que se declaran prolibertarios y progresistas, de lo contrario, sus consignas serían engañosas y falsas. Es nuestro principal deber vengar la muerte de Rayil Singh, Mir Singh, Otaar Singh, Biljeet Singh, Narendar Singh, Vicky Kumar, Amrik Singh, Anof Singh y otras víctimas de la tragedia de Jalalabad y solidarizarnos con sus familias.

¡No perdonaremos la muerte de nuestros compatriotas sij e hindú!

Partido Solidario de Afganistán

5 de julio de 2018
Kabul

ننگ سکوت در برابر سرنوشت غم‌بار هموطنان هندوباور خود را با مبارزه و ایستادگی بزداییم!

Artículo

Hay 244 invitados en línea