¡SI NO NOS LEVANTAMOS UNIDOS, SERÁN QUEMADAS OTRAS FARKHUNDA(S) EN EL FUEGO DE FUNDAMENTALISMO!

Farkhunda

De nuevo, la barbaridad más horrenda contra una mujer ocurrió a sólo un kilómetro del palacio presidencial, impactando a todos aquellos de conciencias despiertas. Farkhunda una chica de 28 años fue acusada de haber quemado al Corán y seguidamente, fue golpeada de manera brutal hasta convertirla en pedazos y finalmente fue quemada delante de la policía. Este acto inhumano fue apoyado públicamente por Mollah Niyazi, Semin Ghazal Hasan-Zada, Hashmat Estanek-Zai, Zelmai Zabuli y otros individuos inhumanos, una mayoría de criminales e ignorantes que forman el actual gobierno, disfrutaron de esta catástrofe. No obstante, la perfidia y la traición de estos mercaderes de la fe, han sido conocidas durante las últimas décadas por la mayoría de gente. Por eso, la gente reaccionó inmediatamente contra esta acción Hitleriana, uniendo sus voces al unísono y tapando la boca de estos mollahes espías de Abdullah y Ghani y haciendo volver a estos primeros lacayos sucios silenciosamente en sus sitios.

El linchamiento de Farkhunda no ocurrió accidentalmente, sino que fue el fruto de dar una oportunidad a los traidores y a los verdugos que desde hace décadas, sobre todo desde hace 14 años están dominando el país. Farkhunda fue víctima de una acción ya organizada por los contratistas de yihad y del islam que, últimamente esgrimen consecutivamente para demostrar sus brutalidades a la nación para obligarles a ser dóciles y a aceptar sus dominios de sangre y traición.

El gobierno ridículo de Afganistán se sintió deshonrado por lo sucedido y por la inutilidad de las fuerzas de seguridad y, bajo la presión de la opinión pública, arrestó a unos cuantos gánsteres involucrados en el linchamiento para contener la ola de protestas. Sin embargo, nuestra gente ha sido testigo de centenares de catástrofes como la de Farkhunda. Y sabe mejor que nadie, que los detestados asesinos de Farkhundas, sin el apoyo de sus cabecillas criminales que están en el poder, nunca habrían sido capaces de hacer tales acciones terroríficas. Sharaf Baghlani, un perverso personaje que con mucho orgullo confesó haber participado en el linchamiento de Farkhunda, es uno de los delincuentes que pertenecen al partido Jameat-e-Islami fundado por la CIA y el gobierno pakistaní durante la década 80, actualmente está formando parte de las fuerzas de seguridad. Si hubiera existido un gobierno relativamente nacional y comprometido con la justicia en el país, ante todo, hubiera denunciado a aquellas autoridades no “eminentes” y traidoras que, por asignar a miles de gánsteres y ladrones como Sharaf en las filas de la policía, el ejército y la seguridad no “nacional”, les dio carta blanca en aterrorizar y oprimir a la nación. Si no hubieran puesto en libertad los dos auténticos autores de la violación sexual colectiva a las mujeres en Paghman por la influencia de Sayaaf y sus semejantes, si los autores de las miserias de miles de nuestras desgraciadas hermanas y madres hubieran recibido sus castigos, nunca Farkhunda habría sido la siguiente víctima.

Por una parte, la atmósfera de inmunidad a los criminales de primer grado ante la justicia, y por otra, el silencio e inmovilización de la nación, ha provocado que Abdullah y Ghani como una pareja infeliz con un ejército de las autoridades con conciencias dormidas y con un descuido total, se fueran a cortejar a sus amos norteamericanos mientras, que por un lado, la gente está muy indignada y afectada por el linchamiento de Farkhunda y, por el otro, 31 compatriotas nuestras, pertenecientes a la etnia hazarah están siendo rehenes en las garras de daesh, cosa que está haciendo sufrir tanto a las familias de los rehenes como a sus amigos y compatriotas.

¡Dolidos compatriotas!

Hasta que los líderes verdugos y vendedores de la patria estén instalados en el poder y pongan el destino de nuestra nación en las manos de sus amos extranjeros, el honor y la vida de nuestras hermanas, nuestras madres y nuestros hijos no estarán a salvo, sino al alcance de la brutalidad de sus perros cazadores. Si ayer, Estados Unidos y sus aliados crearon a los partidos islámicos y los talibanes contra la nación, hoy intentan seriamente extender a los carniceros humanos llamados daesh para que puedan encadenar profundamente nuestra patria y a nuestro pueblo con las cadenas de la opresión e ignorancia. Ellos intentan hundir a nuestra nueva generación en la pobreza, adicción, oscuridad e ignorancia para preparar el campo de reclutamiento para sus esclavos.

Pues, con una voz vamos a romper el silencio con el grito de independencia, libertad, democracia y justicia social. Si hoy, en el corazón de Kabul han descuartizado el cuerpo de una mujer, quemándolo en el fuego de la ignorancia, mañana les tocará a nuestras madres y hermanas. Si no nos levantamos unidamente, serán quemadas paulatinamente otras Farkhundas en el fuego de la injusticia de los fundamentalistas y sus amos extranjeros.

El Partido de la Solidaridad de Afganistán junto con su pueblo condena este acto detestable energéticamente, pidiendo con sinceridad a toda la gente oprimida y patriota que conviertan su ira y su emoción interior en fuerza, que prácticamente se levanten contra los presentes matones. Ha llegado la ocasión de unirnos como un puño y no dejar que la sangre noble de Farkhunda sea pisoteada por las conveniencias traidoras de los gobernantes lacayos y, de esta manera, que otras hermanas nuestras no sean presas de los lobos salvajes.

Partido de la Solidaridad de Afganistán

23 de marzo de 2015
Kabul

Artículo

Hay 97 invitados en línea